miércoles, 15 de abril de 2015

LOS CELOS


Una palabra que relacionamos mucho con la envidia, es más en ocasiones usamos ambos términos como sinónimos.

Pero si hay una gran diferencia.

Los celos= rivalidad
 


Uno de los frutos de la carne veamos Gálatas 5:19-21

Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, idolatría, hechicería,  hostilidad, peleas, CELOS, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones.

Cuando vivimos sin la ayuda de Dios, nuestra naturaleza humana produce su fruto natural (la carne). Cuando nos dejamos llevar por nuestro yo antes que ha Dios nuestras acciones serán contrarias a lo que el Espíritu Santo quiere en nosotros.

 

La ilustración más famosa de la Biblia es la de los celos del rey Saúl contra David. Después de que mató a Goliat, las mujeres cantaban *Saúl hirió a sus miles y David a sus diez miles*

1 Samuel 18:7

Por supuesto que Saúl se enojó porque le otorgaron mayor reconocimiento a David que a él, A partir de este momento lo considero su rival y siempre estaba celoso de él.

¿Te ha pasado esto, has tenido ese mismo sentimiento que el rey Saúl? La vida de Saúl perdió sentido al dejarse llevar por los celos.

Cuando conocimos a Jesús morimos al poder que reinaba en nuestra vida. Dios nos libera del dominio de las tinieblas y nos traslada al reino de su hijo.

Tenemos la capacidad de vencer este pecado de los celos, los celos pecaminosos surgen cuando tememos que alguien se convierta en una persona igual o superior a nosotros.

 

Gálatas 5:24 y 25 dice:

Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

El hombre, por la fe, está muerto a su concepto anterior de una vida de pecado, y se levanta a una nueva vida de comunión con Cristo. El que pone su fe en Cristo y anda por el Espíritu no se somete a los deseos de la carne.





Lizzy en su camino

Biografia

Pecados Respetables  
 




  

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Tan cierto, muchas gracias por este tema. Saludos Jessica

JESSICA MORGAN dijo...

SAludos princesa,!! Gracias a Dios, y a Liz del Blog en Su Camino!! quien escribió este bello articulo hoy!! Dios te bendiga! :)