martes, 6 de octubre de 2015

ORDENANDO MIS PRIORIDADES


Me considero una esposa y madre joven; siempre estoy buscando algo en que ocuparme. Suelo levantarme a las 5am, para comenzar mi día con todas las actividades que este trae; y dejando espacio para mi bienestar  interior y físico.

Creo que nos casamos con el deseo de agradar no solo a nuestro esposo; sino principalmente a Dios, asi que continuamente estoy evaluando mi vida; pregunto una y otra vez a mi esposo las cosas en las que el me ve fallar y le pido su ayuda para cambiar tanto hábitos como actitudes.

¿Cuáles son tus prioridades? ¿Cómo mantienes una buena relación con tu esposo e hijos sin descuidar lo demás?

Actualmente el hogar y la familia no están de moda; de hecho es probable que nunca lo este; pero como mujeres, Dios nos dice que debemos: “ser cuidadosas de nuestra casa” Tito 2:5

Nosotros sabemos que nuestro principal ministerio antes  que servir en la congregación es; nuestro hogar, sin embargo erradamente hace poco  escuche decir que no era así; tenía que ceder todo y sacrificar a mi familia por servir a Dios (sola),  no podía creerlo!!
 

Asi que; después de un largo tiempo, escribiendo, leyendo y meditando es su hermosa Palabra regrese a versículos ya conocidos por todas nosotras; y hoy vemos que están vigentes para poder así, tener un hogar que agrada a Dios, un hogar con armonía y lleno de amor; con menos estrés del que se vive en nuestros días

 

Se levanta aun de noche y da comida a su familia y ración a sus criadas. (Prov 31:17)

Su lámpara no se apaga de noche (18)

Su familia esta vestida de ropas dobles (21)

Hace telas (24)

Considera los caminos de su casa (26)

 

Ella, tenia sus prioridades en orden, ella buscaba como apoyar a su esposo y sus hijos,  ella pasaba tiempo con Dios.

Su ministerio era su hogar, era estar al pendiente de cada detalle, y que su esposo e hijos estuvieran bien. Porque sabía que su ministerio primordial era su casa, y que Dios le pediría cuentas de lo que hacia en ese lugar, fuera grande o pequeño.

Ella decidio trabajar en su hogar; invertir sus energías en su esposo, sus hijos. Sacrificar lo que le gustaba para estar con ellos. Y  de esa manera Dios cuido su corazón; y la relación con El.

Talvez tú tengas un empleo; ¿como haces? ¿Como das prioridad a cada detalle? Ya lo experimente y me afanaba por tener un sumo cuidado de mi hogar; pero debo ser honesta contigo, quedaba cada noche exhausta. Así que retome todo. Y hoy descanso en que fue la mejor desición!!!

Al único y sabio Dios

Jess Morgan

2 comentarios:

Jéssica Jiménez Barragán dijo...

Buena y necesaria reflexión Jess. Saludos!

JESSICA MORGAN dijo...

gracias hermosa!! bendiciones